Nosotros

Historia

Adorar, Reparar y servir franciscanamente

El 4 de mayo de 1897, en la Iglesia San Felipe Neri de los Padres Jesuitas de la ciudad de Riobamba, a las 6 de la mañana se cometió el más horrendo sacrilegio, de la historia Republicana del Ecuador, las huestes antirreligiosas del gobierno del Gral. Eloy Alfaro, entraron en la capilla y rompiendo el sagrado tabernáculo profanaron la Sagrada Eucaristía.

A raíz de este nefasto acto de irrespeto a lo sagrado, la Madre Francisca de las Llagas Cornejo, quiteña de nacimiento, con firme voluntad e intenciones, se reunió con sus compañeras el 4 de junio de 1897 en el convento de San Diego de la ciudad de Quito con el propósito de dar inicio a un nuevo instituto de vida religiosa que repare la ofensa a su Divina Majestad.

Han pasado 116 años de fundación de la obra franciscana que bajo el carisma de “Adorar, Reparar y Servir” se realiza dentro y fuera del Ecuador. En la actualidad, el Instituto de las Hermanas Franciscanas Misioneras de la Inmaculada cuentan con Centros Educativos, Centros de Espiritualidad y Casas Pastorales a nivel nacional y fuera de tierras ecuatorianas, en el que desde la práctica de los principios evangélicos se imparte educación católica y franciscana, en bien de la Iglesia y la sociedad.

Así como también el acompañamiento y servicio en las jornadas de ejercicios espirituales, además de su desempeño como misioneras y evangelizadoras en distintos lugares donde el Señor las ha llamado.

Las Comunidad de Hermanas Franciscanas Misioneras de la Inmaculada, que regentan nuestra Unidad Educativa, llegaron al Puerto Principal en el año de 1941, año en el que empiezan su obra de educación en el centro de la urbe porteña, instalándose en una pequeña casa ubicada en los alrededores de la Catedral de Guayaquil, después de un tiempo se trasladan hasta las calles Gómez Rendón y Chile, y es en la “Villa Nati” que entra en funcionamiento el Pensionado San Antonio de Padua, con aproximadamente 30 niñas de escasos recursos, las mismas que son atendidas en la educación, hospedaje, alimentación y cuidado por parte de las Hermanas de la Comunidad.

En el año de 1957, con el esfuerzo, trabajo y dedicación de las Hermanas Franciscanas y de algunos benefactores, fundan el Colegio San Francisco de Asís, el mismo que se erige en las calles Carchi 2800 y San Martín, lugar donde hoy es su sede actual. A partir de entonces la obra de pastoral educativa de la comunidad franciscana se extiende a un número de 1500 estudiantes aproximadamente que en la actualidad se educan bajo la filosofía de “Pedagogía del Amor” en nuestro Centro Educativo.

Actualmente nuestra oferta educativa va desde la Educación Inicial a Bachillerato General Unificado, ofreciendo a la Comunidad Educativa una educación a nivel científico, así como en valores humanos y cristianos.

Misión

Somos una comunidad educativa franciscana que a través del carisma de Adorar Reparar y Servir de María Francisca de las Llagas, se centra en una educación en valores permanente hacia los niños y jóvenes impulsando los avances tecnológicos y científicos para el logro de una educación más justa y de calidad de acuerdo a los nuevos desafíos de la sociedad actual.

Visión

Ser una comunidad educativa centrada en carisma y espiritualidad franciscana basada en el desarrollo integral, con principios de interculturalidad y ecológicos con herramientas para la vida entregando una educación de equidad y calidad para nuestros estudiantes.

¿Qué dicen nuestros padres?